Excite

¿Qué trucos usan las grandes superficies en rebajas?

Justo cuando terminas de digerir el Roscón de Reyes y crees que se ha parado la máquina navideña de hacer dinero, los comercios empiezan a bombardearte con las Rebajas. Los anuncios de productos rebajados están en la tele, en Internet, en las paradas de autobús... no importa que te quedes sentado en el sofá o salgas a dar un paseo, no hay escapatoria. ¿Cómo dices?, ¿que ya has maltratado bastante tu cartera en Navidad? Primero, espera a ver los trucos que usan las grandes superficies para que compres y veremos si puedes evitar caer en ellos.

    Getty Images

Los trucos que usan las grandes superficies durante las Rebajas no distan mucho de los usados a lo largo del año, aunque, eso sí, hacen más uso de ellos y con más intensidad. El primer truco que usan es evidente: bajar de precio los productos en porcentajes que hacen pensar al cliente que no pueden desaprovechar la oportunidad, incluso si no lo necesitan. El resto de estratagemas juegan directamente con nuestra percepción, nuestros sentidos y nuestras emociones.

Ropa, Rebajas y productos de ocasión

La ropa es uno de los productos que mejor representan las bajadas de precio como estrategia de ventas. De hecho, la ropa se ha convertido en el llamado 'género de ocasión' durante las Rebajas. Solo hay que vernos en los grandes almacenes rebuscando entre las perchas o los montones estratégicamente preparados: "¿unos pantalones a mitad de precio?, a la saca", "¿un conjunto al 40%?, a la saca también". Pero en el fondo nos están sacando los cuartos por la cara.

En realidad el truco es muy simple. Lo que hacen algunos centros comerciales es poner estos 'productos de ocasión' a precio de oro, los esconden todo lo que pueden durante el año y en enero los sacan rebajados. La historia es que esa subida de precio inicial puede ser del 50%, así que al poner rebajado el género a la mitad están vendiéndolo al precio original. Esto es lo que piensas, un timo, sí. Pero es un timo legal.

¿Cómo podemos evitar que nos la cuelen con este truco? Sencillo, no compres algo si crees que no merece la pena. No te dejes engañar por las etiquetas y los porcentajes: 40%, 50%, 60%, como si lo ponen al 70%; tú mira el precio. Si crees que el producto vale eso y lo necesitas, plantéate la compra; en caso contrario, ¡adiós, muy buenas!

Música con mucho ritmo

Claro, que quizá no puedas pararte a pensar en lo que realmente cuesta el producto que tienes delante. Eso es porque tanto en las grandes superficies como en las tiendas pequeñas ponen música con ritmo y, en ocasiones, a un volumen considerable. Así es normal que no puedas ni escuchar lo que piensas, es que prácticamente estás bailando mientras compras. Como en otros ámbitos de la vida, la música tiene un poder impresionante sobre nuestro estado de ánimo.

Y los grandes almacenes nos quieren felices, animados y bailarines para comprar. Aunque suene a risa, comprar al ritmo de la música es real. Hay estudios y documentales al respecto, y resulta que la música con ritmo y rápida (pop o rock, aunque en Navidad te machacan a base de villancicos) nos convierte en danzantes consumistas y compradores compulsivos. Fíjate la próxima vez que vayas a un centro comercial, verás como durante las horas de compra ponen música movidita y durante el cierre te meten música mucho más tranquila o simplemente la quitan.

Te estás preguntando cómo puedes evitar esta argucia sonora sin saltarte los tímpanos. Bueno, quedarse sordo es una opción, pero es dolorosa y te perderías muchas cosas fuera del supermercado. Lo que sí puedes hacer es probar a ponerte tu propia música en un mp3 para ir a tu ritmo. Prueba, sobre todo, a ponerte en los auriculares una música relajada, verás que te paras más a pensar y vas más tranquilo por los pasillos.

Control de la luz y la temperatura

Pero la música es solo el plato fuerte de las técnicas de venta, por debajo hay más. Aunque con la estimulación del oído ya tendrían bastante, las grandes superficies prefieren estimular a tope todos nuestros sentidos. En el caso de la piel y el tacto, nos van cambiando la temperatura ambiental para que nos quedemos agolpados en ciertas zonas y pasemos rápidamente por otras. En general suelen bajar la temperatura para que, junto con la estimulación musical, estemos moviéndonos constantemente.

FOTOS: los fallos más graciosos en ofertas y rebajas

Con el fresco y la música movida consiguen que entremos, compremos y salgamos pitando, formando una cadena borreguil de compradores muy eficientes. La cosa es vender, por eso también juegan con la luz y la posición de los productos rebajados. Fíjate que todo lo que quieren quitarse de encima está perfectamente iluminado y colocado a la altura de los ojos de los adultos (en el caso de productos para adultos) o de los niños (si el producto está destinado a los pequeños).

Más trucos que Juan Tamariz

Bueno, ya estamos sordos por la música, ciegos por la luz y con un resfriado por el aire acondicionado. ¿Qué más nos van a hacer para que compremos como locos durante las Rebajas? Hay cientos de trucos: poner carritos enormes para que nunca parezcan los suficientemente llenos, estrechar los pasillos para que des más vueltas (y compres más) por las aglomeraciones, colocar a compradores falsos en los puntos críticos para fomentar la idea de que los productos están tirados de precio... hacen de todo!

Ya ves, ahorros astronómicos de mentira, control ambiental, bombas musicales, luces cegadoras, espías y dinamizadores, jugar con el espacio... parece una película de ciencia ficción, pero no, son técnicas comerciales que están a la orden del día y que durante las Rebajas se usan todas a una para sacarnos el poco dinero que nos queda de las fiestas navideñas. Si te ves con fuerzas, puedes ir a jugártela; si crees que vas a ir a por lejía y te vas a volver con una tele de plasma, mejor prueba mañana o quédate en casa hasta que pasen las Rebajas.

España - Excite Network Copyright ©1995 - 2018