Excite

¿Sabías que tienes que incluir en la Renta 2015 las compras por internet?

  • Twitter - ecspain

Si pensabas que a estas alturas de la campaña ya conocías todas las novedades de la Declaración de la Renta 2015, piensa de nuevo porque quizá no te hayas enterado de la última. Seguro que conoces el nuevo sistema informático o la desaparición de las deducciones estatales del alquiler, pero lo mismo no sabes que a partir de este año estarás obligado a incluir en la Declaración la compra-venta de productos de segunda mano realizada a través de webs especializadas o aplicaciones móviles.

Es que los de Hacienda no se andan con chiquitas y les importa poco destrozarle los anuncios televisivos a Wallapop, donde se jactan de lo sencillo que es comprar y vender usando la aplicación. Pero es que también les va a complicar la vida con el tema de la protección de datos, ya que la Agencia Tributaria está solicitando toda la información almacenada sobre las transacciones entre los usuarios (algo similar a lo que hizo recientemente con las webs de alquiler de pisos). Pero que nadie se enfade porque el Fisco solo quiere luchar contra el fraude.

"Y dónde está el fraude", me dirás con no poca razón. Pues, como siempre, se encuentra en el valor del producto y el dinero que se mueve. En el caso del vendedor, la historia está clara: si recibe dinero tiene que declararlo como ingreso; pero en lo que se refiere al comprador el asunto es algo más complejo. Si has comprado algo de segunda mano el año pasado (digamos en eBay) tienes que declararlo por si tuvieras que apoquinar el Impuesto sobre Transmisiones Patrimoniales (ITP). Sí, sí, el que se paga cuando hay pisos de por medio.

FOTOS: 10 cosas que mirar en el borrador de la Renta antes de confirmarlo

"Pero por qué voy a presentar el ITP si yo solo he comprado un DVD de Juego de Tronos", estarás preguntándote ahora. Está claro que Montoro no te va a torturar por un DVD, pero en principio tendrías que declarar todo lo que hayas comprado de segunda mano para constatar el cambio de valor del producto. Un cambio que normalmente es a la baja, lo que explicaría por qué el declarante medio no suele tener problemas al no incluir la compra en la Declaración, ya que al existir pérdida patrimonial no hay que pagar el ITP.

El problema es cuando se compra un producto de segunda mano por un valor superior al de origen, es decir, si existe ganancia patrimonial. Entonces habría que declararla sí o sí y pagar el 19% de la misma para productos que no superen los 6.000 euros (margen donde se encuentra la mayoría de este tipo de compras). No hay otra, hay que complicarse la vida y declarar; pero con comprobante de compra y todo, ya sea un PDF o una captura de pantalla, porque tal y como está el patio Hacienda no se fía ni de su sombra.

España - Excite Network Copyright ©1995 - 2017