Excite

Seguro con la hipoteca: ¿Cuál es obligatorio?

Llegado un momento tan importante para muchos como es el de la firma de la hipoteca con el banco, es práctica habitual de las entidades financieras ofrecernos distintos seguros "asociados" al préstamo. Desde Excite te explicamos qué seguro de los que te ofrecen con la hipoteca es obligatorio, cuáles no, y en cualquier caso, que ventajas e inconvenientes tienen cada uno de ellos.

El seguro de incendios, único legalmente obligatorio

Lo primero que debe quedar claro es qué seguro de la hipoteca es realmente obligatorio. Atendiendo a lo que dice la legislación vigente en este tema, concretamente, la Ley de Regulación del Mercado Hipotecario y el Real Decreto 685/1982 que desarrolla dicha normativa, se exige tener al menos un seguro de incendios que cubra el valor de reconstrucción de la vivienda (esto es, el valor que se indica en tasación, cifra que excluye el valor del suelo).

Dicho seguro debe tener como beneficiario (como ente receptor del capital asegurado) la entidad financiera que concede el préstamo. Huelga decir que no existe la obligación legal de realizarlo con la aseguradora que nos imponga el banco. Por tanto, este tipo de seguro de hogar es el único que estamos obligados por imperativo legal a suscribir.

Sin embargo, además de la consabida letra pequeña de las hipotecas, con la cual siempre hay que tener mucho cuidado, los bancos normalmente van a incluir otros seguros en la negociación de las condiciones del préstamo hipotecario.

El más habitual es, sin duda, el seguro de amortización, un tipo de seguro de vida con coberturas de fallecimiento e invalidez absoluta y permanente que cubre el capital que va quedando por amortizar de la hipoteca. Básicamente es una garantía para el banco de que pase lo que nos pase (fallezcamos o nos quedemos en una situación de incapacidad laboral), el préstamo quedará pagado.

También es corriente que se nos ofrezca un seguro de hogar multirriesgo, es decir, aquel que protege nuestro inmueble tanto en continente (la propia casa) como en contenido (muebles, electrodomésticos, etc.) frente a distintas eventualidades como incendios, averías o robos. Si bien puede resultar interesante tener cubiertas este tipo de situaciones, son seguros que legalmente no estamos obligados a contratar.

Condiciones abusivas de los bancos

El problema es que cualquier seguro de hipoteca no obligatorio se hace en la práctica casi indispensable porque los bancos tienen una posición muy ventajosa a la hora de negociar el préstamo. Por ello, si bien nos podemos negar a suscribir estos seguros, de la misma forma las entidades pueden no concedernos el préstamo (o lo que es más habitual, no bonificarnos el interés del mismo) si no los contratamos en virtud de las mismas razones: principio de libertad de contratación.

Eso sí, hay que recordar que estas condiciones que nos ponen son negociables y que en ningún caso nos pueden obligar a contratar un seguro de una compañía concreta. Siempre merece la pena pararse a comparar primas y coberturas para ver que resulta más adecuado a nuestras necesidades.

España - Excite Network Copyright ©1995 - 2017