Excite

Sevilla podría tener su propia moneda y dejar el euro

  • Twitter - elmundo

El grupo ciudadano Participa Sevilla (PS), con presencia en el Ayuntamiento sevillano desde las últimas elecciones locales, sigue dándole la lata al PSOE para que incluya en el presupuesto municipal unos 50.000 euros para financiar la expansión del Puma. No, la plataforma municipalista sevillana no quiere soltar por la capital andaluza felinos carnívoros para acabar con 'la casta', el Puma es una moneda social que lleva usándose más de cuatro años por casi mil sevillanos. Lo que quieren es eso, que el cabildo permita una experiencia monetaria que incluya el más de medio millón de habitantes que viven en torno al Guadalquivir.

Que "el Puma funciona" es algo que no para de repetir el concejal Moreno, representante de PS en la administración local. Según el propio concejal, este sistema alternativo al euro ha tenido buenos resultados en Pumarejo, barrio que vio nacer a esta moneda social. Tiene tantos beneficios que la propia formación ciudadana defiende desde el área de economía social su implantación generalizada en la ciudad. Por el momento, proponen un experimento de seis meses de duración para ver qué tal iría mercadear al margen de la moneda oficial.

Un experimento que no es para nada nuevo, ya que monedas complementarias y locales las ha habido a patadas desde que el mundo es mundo y el trueque es trueque. Podríamos remontarnos a las primeras civilizaciones, pero con retroceder hasta la Gran Depresión de la década de 1930 es suficiente. Eso sí que fue una crisis económica gorda, muy parecida a la actual por su alcance mundial y su origen estadounidense. La gente se moría de hambre literalmente, y en una pequeña comunidad suiza se les ocurrió pasar de todo y crear uno de los primeros sistemas modernos de intercambio, el Círculo de Wir, que cuenta actualmente con una red de más de 100.000 miembros, con cuatro monedas y un flujo equivalente a 2.000 millones de euros.

Además de por la Historia, la propuesta de PS está respaldada por las miles de experiencias actuales que rodean al universo de las monedas sociales en todo el mundo. Solo en España hay más de 70 monedas locales estables, con una red a nivel nacional de particulares y comerciantes que supera los 8.000 usuarios. Sevilla es uno de los focos peninsulares de estas monedas, pero cabe destacar también el auge del Zoquito jerezano, del Boniato madrileño, del Ekhi bilbaíno o de la Xarxa barcelonesa. Pero para ver verdaderos ejemplos de éxito financiero alternativo hay que salir de España, y aterrizar en Bristol, que ha conseguido plantarle cara a la libra esterlina con su libra local.

FOTOS: Curiosidades que no sabías sobre las monedas

La moneda social que quizá se mezcle mejor con el euro en el marco económico europeo, o al menos la que mejor fama tiene en el sector público y privado de su localidad, es el Sol-Violette tolosano. La moneda francesa se usa más allá de los círculos municipales de Toulouse y complementa al euro en muchos aspectos gracias al respaldo institucional y bancario que tiene a nivel local. Junto a la Libra de Bristol, el Sol-Violette representa el mayor logro de estas divisas alternativas, pues se usan incluso para pagar parte de los sueldos y los subsidios por desempleo.

Por ahí, en el área social, es donde quiere empezar Participa Sevilla, preocupados por la situación de muchas familias sevillanas. Según la agrupación, el Puma podría aliviar bastante el panorama social si se permitiera que las familias en riesgo de exclusión social pagaran las facturas básicas con la nueva moneda. Aunque no dejan de lado su valor comercial, ya que uno de los beneficios que aporta este sistema, en ocasiones de pseudo-trueque a pequeña escala, es que genera rápidamente una red ciudadana que potencia la economía local. Es por eso que, además de la acción política, se necesita el compromiso de las empresas y los negocios de la ciudad.

Publicado por Paco Herrera - Perfil en Twitter - Perfil en Google+ - Leer más artículos de Paco Herrera

España - Excite Network Copyright ©1995 - 2019