Excite

¿Son legales los paraísos fiscales?

  • Twitter - bertavalle

El escándalo de los papeles de Panamá (Panama Papers para los entendidos) ya no pilla a nadie desprevenido. Estamos más que acostumbrados a que los que manejan la manteca nacional se lo lleven crudo mediante cuentas en Suiza, sociedades opacas, empresas offshore, paraísos fiscales y otras tantas triquiñuleas de evasión de capitales. Y en esa costumbre se pierde el impacto que deberían tener este tipo de noticias, más que nada porque en el caso de los papeles de Panamá la lista da miedo.

Lo que hace temblar es que los papeles de Panamá deja patente que la evasión de impuestos y el uso de testaferros es algo generalizado en la sociedad española (y europea), más allá de la omnipresente corrupción de los políticos. La lista no deja lugar a dudas, hay de todo: deportistas, artistas, políticos, aristócratas... y banqueros, claro. Todos peces muy gordos ("y mucho gordos", que diría el poeta) o familiares de gente colocada en las altas esferas de la vida pública, como la hermana de Juan Carlos I o los bisnietos de Franco.

Bueno, Franco parece que ya se descolocó de la vida pública (¿o no?), aunque lo realmente importante aquí es lo que están soltando por la boquita los implicados. Todos dicen lo mismo, desde el escritor Vargas Llosa hasta el ministro en funciones Soria, pasando por el polifacético Bertín Osborne o los hermanos Almodóvar. Y qué dicen; pues qué van a decir, que no saben nada, que eso lo llevaba otra persona y, lo más importante, que todo lo que han hecho es totalmente legal. Sí, legal.

FOTOS: Los mayores artistas del engaño y la estafa

Pero hay que matizar esto. Evidentemente, no hay nada de ilegal en crear una empresa en Panamá. Es tan legal como abrirla en Madrid, en Lebrija, en Guarromán o en la Conchinchina. Lo que no es legal es llevarte un montón de pasta fuera de España sin declararlo y ocultarlo en una cuenta opaca (sí, por eso se llama así) a nombre de otro. Si no existe la intención de delinquir, cuando menos da qué pensar que alguien con mucho, pero que mucho dinero en el bolsillo contrate a un testaferro para que "dirija" una sociedad en el extranjero.

Normalmente el que oculta algo, como su nombre en un cuenta o empresa offshore, es que tiene algo que ocultar. Vale, a lo mejor se trata de gente extremadamente tímida, pero seguramente la intención sea la de siempre: darle esquinazo a la Agencia Tributaria para evadir impuestos. No hay otra, esta gente no pagó impuestos en España por sus ingresos (si no por qué se acogieron muchos a la última amnistía fiscal "montoril") y eso, que se conoce como fraude fiscal, es ilegal en Pekín y en Pokón.

España - Excite Network Copyright ©1995 - 2017