Excite

Subrogación o hipoteca nueva: analizamos ventajas e inconvenientes

A la hora de adquirir una vivienda, ya sea nueva o de segunda mano, lo más probable es que necesitemos financiar la compra de la misma a través de un préstamo hipotecario. Es ahí cuando surge la duda de si optar por la subrogación o por una hipoteca nueva con otra entidad diferente.

Calculamos qué gastos tendrías en un caso y en otro

Cuando compramos una casa nueva a una promotora ésta suele tener suscrito un préstamo con una entidad bancaria determina y con unas condiciones concretas. Nosotros, como compradores, al escriturar la vivienda nos acogemos a la subrogación de la parte correspondiente, si bien siempre nos queda la opción de informarnos en otro banco y constituir una nueva hipoteca.

Al comprar una casa de segunda mano pasa más o menos lo mismo: o nos subrogamos al préstamo hipotecario del anterior propietario -con las condiciones que éste tuviera- o bien optamos por una hipoteca nueva.

Ambos supuestos presentan ventajas e inconvenientes que conviene tener en cuenta a la hora de tomar la decisión entre subrogación o hipoteca nueva.

Subrogación

Así, la principal ventaja de la subrogación es que nos ahorramos la comisión de apertura que puede ser de un 1% en las hipotecas a interés variable y hasta un 3% en las de interés fijo. Además, nos ahorramos también gastos de notaría y registro.

Lo que sí hay que pagar en este caso es la comisión de subrogación que está en torno a un 0,5%. Asimismo, entre los inconvenientes está que no podemos modificar las condiciones suscritar del préstamo al que nos subrogamos. Cuando compras la vivienda a un particular, además, tendrás que pagar al contando la diferencia entre el precio acordado y la cantidad pendiente del préstamo al que te subrogas.

Hipoteca nueva

A priori tiene más gastos previos ya que deberás pagar no sólo la comisión de apertura y los gastos de registro, gestoría y notaría, sino también la tasación de la vivienda y el Impuesto sobre Actos Jurídicos Documentados (AJD). A esto hay que sumar la comisión de cancelación del préstamo anterior del vendedor o la promotora.

Sin embargo, en contrapartida, la principal ventaja podrás negociar las condiciones con diferentes entidades y financiar la cantidad total, algo que a la larga puede llegar a compensarte.

Haz tus cuentas a largo plazo

La clave para no equivocarnos a la hora de decidir entre subrogación o hipoteca nueva es analizar nuestro plan de pagos a largo plazo. Así, mira a ver cuántos años tardarías en amortizar los gastos previos de una nueva hipoteca si dispones de condiciones más ventajosas en otra entidad bancaria.

España - Excite Network Copyright ©1995 - 2017