Excite

El sueldo de la presidenta del FMI, Christine Lagarde, al detalle

En una época en la que los sueldos de nuestros políticos están continuamente en tela de juicio, hay ejemplos que nos resultan especialmente llamativos. Entre los casos más espectaculares podríamos encontrar el de la política francesa Christine Lagarde. Y es que el sueldo de la presidenta del FMI es de lo más sustancioso, algo habitual para quienes ocupan cargos en organismos internacionales.

Alta remuneración, fondo para gastos personales y pensión vitalicia

Lo primero que sorprende al analizar el elevado sueldo de la presidenta del FMI (o directora gerente, que es como realmente se llama el cargo de la persona que esta al frente de dicho organismo) es el hecho de que se ha revisado al alza en los últimos años.

Teniendo en cuenta que Christine Lagarde ha abogado por la contención salarial e incluso por bajar drásticamente los salarios de los trabajadores, es algo que no deja de sorprender. Así, Lagarde obtiene al año una remuneración de 476 360 dólares, unos 352 859 euros.

Otras ventajas adicionales al sueldo

Sin embargo, este sueldo tan elevado no queda ahí, ni mucho menos. En primer lugar, hay que señalar que la directora del FMI, al ser francesa y presidir un organismo internacional con sede en los Estados Unidos, no tiene necesidad de declarar a la Hacienda de ningún país.

Además, en el sueldo reseñado no se incluye una importante cantidad que el FMI reserva para los gastos personales de su presidenta, un fondo que asciende a unos 65 000 euros al año.

Por otra parte, tampoco es moco de pavo la pensión de por vida a la que uno tiene derecho por estar en el cargo ahora ocupado por Christine Lagarde. Dicha pensión se situa en el entorno del 60 por ciento del sueldo cobrado y varía en función del tiempo que se ocupe la codiciada poltrona del FMI. Baste decir al respecto que Rodrigo Rato por haber sido director durante 3 años aún hoy sigue cobrando anualmente unos 60 000 euros netos.

Los sueldos elevados, comunes en la "Troika"

Ciertamente, remuneraciones como el sueldo de la presidenta del FMI no son casos aislados en los organismos que se encargan de supervisar y regir los designios de la macroeconomía mundial.

Desde los 25 554 euros al mes más complementos del presidente de la Comisión Europea, Durao Barroso, hasta los casi 380 000 anuales que le corresponden a Mario Draghi como presidente del Banco Central Europeo, pocos son quienes parecen tomarse en serio la tan predicada austeridad.

España - Excite Network Copyright ©1995 - 2017