Excite

Qué tener en cuenta para solicitar tarjetas de crédito gratuitas

Las vacaciones, las compras de Navidad, la vuelta al cole, son momentos en los que afrontamos una carga extra en nuestras cuentas corrientes. Por eso, en esas ocasiones echamos mano de las tarjetas de crédito, un salvavidas para nuestra economia en ese momento.

Una cosa que nos preocupa de esas tarjetas de crédito es el coste que tiene para nosotros solo el hecho de tenerlas, aunque no las utilicemos más que un par de veces al año.

Las comisiones anuales de las tarjetas pueden ser un pequeño goteo de dinero al cabo del año, pero también hay entidades que ofrecen este sistema de financiación que suprimen estas comisiones anuales.

Algunas de ellas ofrecen las tarjetas de crédito gratuitas solo si se domicilia la nómina en la cuenta relacionada, pero otras muchas la ofrecen sin esa condición, e incluso sin cambiar de banco.

Las principales entidades suelen querer vincular al cliente con sus multiples productos, de manera que al obtener la tarjeta sin coste pueda conocer y contratar otros servicios.

No es la manera más adecuada de contratar una tarjeta si solo queremos tener un seguro para financiar determinadas compras puntuales.

Otras entidades, sobre todo las que operan a través de internet, sí que ofrecen sus productos, entre ellos las tarjetas de crédito, sin que nos vaya a costar dinero el simple hecho de tenerlas en la cartera.

Si no queremos estar vinculados a la entidad que la emite, también podemos hacerlo. Hay entidades que solo nos exigen una cuenta en cualquier banco para hacer los cargos correspondientes, y no es preciso que sea en la misma que la emite.

Lo principal, cuando hablamos de dinero, es conocer a la perfección todo lo que ofrece el contrato de la tarjeta, pero también lo que exige. No es lo mismo que la tarjeta nos salga gratis durante el primer año, que lo sea a lo largo de su vida.

También hay que tener en cuenta qué tipo de intereses aplican en los casos de retasar las cuotas o dividirlas en varios pagos, comisones por pago de compras y cualquier otro gasto que pudiera surgir en su uso.

No hay que confiarse solo con la información que prestan en primer lugar, que suele evitar referirse a esa letra pequeña y que es la que acaba dándonos alguna sorpresa desagradable.

Recordemos que los productos financieros como las tarjetas tienen muchos puntos susceptibles de crearnos gastos y hay que tenerlo todo en cuenta, porque si no lo miramos todo bien, puede costarnos mucho más de lo que nos cobrarían con una cuota anual.

España - Excite Network Copyright ©1995 - 2017