Excite

Todo lo que hay que saber del 'caso Funnydent'

  • Twitter - consalud

El pasado jueves las puertas de las nueve clínicas que Funnydent tiene en España entre Madrid y Barcelona se llenaban de personas que no daban crédito a lo que veían. Los clientes, visiblemente consternados, se preguntaban qué iba a pasar con sus tratamientos (muchos a medio hacer) y las cuotas que habían pagado por adelantado; por otra parte, los empleados, confesaban que llevaban varios meses sin cobrar a la par que aceptaban con resignación que se habían quedado sin trabajo y sin salario.

Mientras tanto, Cristóbal López, presidente de la cadena de estas clínicas, permanecía en paradero desconocido. Hay muchas preguntas en el aire, y quizá la primera es cómo es posible que sigan ocurriendo estas cosas, sobre todo con el escándalo de Corporación Dermoestética todavía coleando. ¿Es que no hay mecanismos para que estas estafas a gran escala dejen de producirse? Estamos hablando de cientos y cientos de pacientes que habían adelantado miles de euros por tratamientos cuyo valor alcanzaba los 12.000 euros en algunos casos.

Muchos ya dan ese dinero por perdido, aunque otros se preparan para un infierno para recuperarlo. El camino será tortuoso, ya que la información sobre la cadena Funnydent no abunda, pero es que además están obligados a seguir pagando las letras que habían firmado con la entidad de crédito Findirect. Igual de mosqueados están los trabajadores de la empresa, muchos de los cuales llevaban varios meses sin cobrar cuando se produjo el cierre de las clínicas.

FOTOS: Los mayores artistas del engaño y la estafa

Nadie sabe quién le va a pagar esos salarios (si es que alguien se hace responsable), una preocupación que se suma a la impotencia de no poder seguir atendiendo a los clientes, algunos con la boca "a medio hacer". Pero lo que más les ha molestado es tener que enterarse del cierre por WhatsApp. Al parecer, Cristobal López, mando un mensaje a sus empleados el mismo jueves diciendo que se cerraban las clínicas porque no había dinero. Algo que ha extrañado a la policía, que durante el registro de dos de sus domicilios encontraron diversos dispositivos tecnológicos bastante caros y un coche de gama alta.

Aunque dinero si que sacó este señor para cambiar las cerraduras de todos los centros de la cadena. Otra de las excusas tuvo forma de cartel, al parecer el de una clínica madrileña que rezaba así: "El personal está sufriendo insultos, vejaciones y estrés insoportable por lo que la dirección cierra la clínica temporalmente". El motivo real del cierre tendrá que justificarlo Cristobal López ante el juez, concretamente en los juzgados de instrucción de Navalcarnero, donde se encuentra desde el viernes por supuesta estafa.

La indignación de los damnificados no para de crecer, pero al menos tienen el consuelo de saber que ya se ha ordenado prisión provisional para este sujeto. Las denuncias no paran de sucederse, las autoridades ya están en marcha y el Defensor del Pueblo ya está avisado de la recogida de firmas de los afectados y de la campaña que han puesto en marcha para resolver este problema. Pero no hay una respuesta clara desde las instituciones públicas; así que mientras qué van a hacer estas personas que tienen los tratamientos a medio hacer, ¿se van a pegar ellos mismos los dientes?

España - Excite Network Copyright ©1995 - 2017