Excite

¿Usan los nuevos contadores de la luz para controlarnos?

  • Twitter - aggregatte

¡Ay, el siglo XXI! Nos espera una era llena de avances tecnológicos, pero el inconveniente de las carreras tecnológicas es que la modernización siempre se ve antes en las formas de cobro, como ya ocurre con los contadores de la luz. Los contadores inteligentes van sustituyendo a los de toda la vida paulatinamente, y con estos nuevos contadores vienen también algunas cosas buenas y otras malas. El principal atractivo de estos cacharros es que pueden usarse para adaptar nuestro consumo y facilitarnos la exhaustiva tarea de ahorrar. Pero los contadores inteligentes registran muchos más tipos de datos, entre ellos cuándo y cómo consumimos.

Vamos, que esos euros que podemos ahorrarnos no son gratis, y nos los dan a cambio de ofrecer en bandeja nuestros ritmos y hábitos de consumo, una información que es oro puro en el mercado de las energéticas. Para más inri, los datos del consumo pueden leerse en tiempo real y a distancia, lo que otorga más poder si cabe a las manos oligárquicas de la energía española al permitirles especular y manipular los precios con más eficacia y precisión. Aunque, claro, el cliente también tiene acceso a esta información (casi) en las mismas condiciones, por lo que puede variar su consumo en función de los datos que vea en la pantalla de su dispositivo móvil.

El balance entre "beneficios y maleficios" de los nuevos contadores no debe ser demasiado positivo para los consumidores. O eso se podría pensar si se atiende a las movilizaciones que se están dando en los países donde los contadores inteligentes abarcan casi la totalidad de la red eléctrica. La población parece que no está muy contenta con estas máquinas registradoras, que parecen más espías diminutos que contadores de la luz. Y no es para menos, solo hay que imaginarse un futuro próximo donde los contadores sean algo así como HAL 9000. Da miedito, sí, y no solo por el tema de la violación de la intimidad.

FOTOS: Métodos para ahorrar dinero en las facturas de telefonía, luz, agua y gas así como ahorrar combustible

Lo peor es vivir en un mundo orwelliano sin poder evitarlo, ya que no te controlan mediante pantallas, sino por un elemento indispensable para gestionar la energía que consumes. A nadie le gusta que sepan cuándo encienden la tostadora para desayunar, cuándo apagan la luz para ir a dormirse o cuándo dejan todo apagado para salir de casa, pero quién va a prescindir de la energía a cambio de ganar un poco de privacidad. Quizá no haga falta volver a la Edad de Piedra para independizarnos de las energéticas y sus trapicheos, al menos si imitamos iniciativas legislativas como la holandesa, que permite al usuario seguir con su contador analógico.

En España, esta sería una de las pocas medidas que se podrían tomar si tenemos en cuenta que el autoconsumo y el cooperativismo energético están más que vapuleados por los intereses de la oligarquía española. Lo que sí tenemos, por ahora, es una legislación que protege nuestros datos e impide el uso comercial de nuestra información personal bajo pena de sanción económica importante. Así que aún no hay que señalar al 'Big Brother' en el contador, quizá sí podamos señalar una suerte de "Little Brother", ya que los contadores españoles espían, pero solo registran datos puntuales cada hora para crear una curva de consumo.

España - Excite Network Copyright ©1995 - 2017